Seleccionar página

En todo tipo de industrias y trabajos, desde labores pesadas hasta trabajos administrativos, incluso también en el hogar, los resbalones y caídas representan la principal causa de accidentes. Cuando éstos se dan en el trabajo, pueden provocar bajas laborales hasta de más de 3 días, generando al mismo tiempo, pérdidas de dinero y tiempo, bajando también el rendimiento de las compañías.

cuidado-piso-resbaloso

Cuando usted implementa sencillas medidas de control y seguridad, puede reducir el riesgo de accidentes.

Hoy en día, existen normas para la construcción de nuevos edificios, las cuales exigen analizar estos riesgos de caída, con el fin de seleccionar el material más adecuado para evitar accidentes. Sin embargo, en edificios existentes, se deben tomar otras medidas, como por ejemplo, un cambio del suelo, la instalación de bandas antideslizantes o aplicar un tratamiento antideslizante, siendo este último el más empleado gracias a las ventajas que presenta, entre ellas, la rapidez con la que se aplica y el bajo costo en relación con la larga duración.

caida-en-centro-comercial

Superficies como baldosas, cerámicas, mármoles, piedras pulidas, azulejos, entre otros, pueden llegar a ser muy resbalosas. Sin embargo, en el mercado ya se pueden encontrar productos para tratarlos. Estos productos, ideales para ser utilizados en muchas superficies de origen mineral, se encargan de elevar el coeficiente de fricción, sin cambiar ni dañar los atributos originales del material.

Este tipo de tratamientos antideslizantes, ayudan a evitar caídas en zonas recién lavadas o incluso en zonas húmedas, como por ejemplo duchas, en recibidores, hoteles, hospitales, etc, creando microporos sobre la superficie tratada. Estos microporos actúan como pequeñas ventosas, logrando un coeficiente de fricción mucho mayor.

piso-mojado

¿En dónde deben emplearse pisos antideslizantes?

Aunque los pisos antideslizantes deben estar en cualquier lugar, incluso en el hogar, hay ciertos espacios en los que son obligatorios con el fin de garantizar la seguridad y comodidad de las personas que transitan sobre ellos, como por ejemplo, talleres, bodegas, parqueaderos, rampas, supermercados, plazas públicas, terminales de transporte, zonas de cargue y descargue, y demás espacios públicos y de trabajo.