Seleccionar página

La última década ha sido testigo de una proliferación de herramientas de modelado y diseño de edificios cada vez más sofisticados que han contribuído al inicio de una nueva era de la arquitectura. Esta nueva era cuenta con infinidad de posibilidades afectando en gran medida el diseño de fachadas, en las que los diseñadores y arquitectos crean cerramientos de gran complejidad.

Imágen tomada de aluminioyarquitectura.blogspot.com

Imágen tomada de aluminioyarquitectura.blogspot.com

La demanda de muros cortina de alto rendimiento y la mejora de los programas de diseño han dado lugar a un aumento de fachadas complejas con formas geométricas únicas, grandes aplicaciones de vidrio, etc.

Mic Patterson, vicepresidente de desarrollo estratégico para Enclos, dice que las tendencias dominantes en la actualidad son de dos tipos:

El primero, tiene que ver con la complejidad geométrica de la piel del edificio, habilitado por la adopción generalizada de sofisticadas herramientas de diseño.

Imágen tomada de rpbw.com

Imágen tomada de rpbw.com

La segunda es la paleta amplia de materiales y procesos que se aplican a las fachadas. Antes estas fachadas solían ser de aluminio y vidrio, con algunos paneles de piedra o compuestos ocasionales. Ahora estamos viendo materiales tales como fibra de vidrio reforzada con concreto, plástico reforzado con fibra de vidrio, fundiciones de diversos tamaños, telas, mallas metálicas, etc.

Sin embargo, el abandono de las fachadas tradicionales representa nuevos y diferentes desafíos para todo el equipo de construcción ya que los diseños complejos requieren cuidadosas consideraciones de costo, materiales y procesos.

Pero, ¿cuáles son estas consideraciones y desafíos?

Los proyectos complejos no se pueden ejecutar de manera efectiva con el proceso  design-bid-build o proceso tradicional, en el que el arquitecto desarrolla el diseño antes de enviarlo a licitación y los diversos oficios evalúan primero el alcance del proyecto. Los proyectos complejos requieren una estrecha colaboración entre el arquitecto, los oficios y los proveedores para desarrollar un sistema que pueda ser implementado con éxito.

Imágen tomada de m.flickr.com

Imágen tomada de m.flickr.com

Si bien la participación del proveedor antes era beneficiosa para cualquier proyecto, hoy es aún más valiosa cuando se trabaja con muros cortina complejos.

Por otro lado, aunque ahora se pueden hacer toda clase de fachadas complejas a través de modelos computarizados, la colaboración entre el arquitecto y el fabricante es fundamental, ya que el equipo trabaja para desarrollar soluciones reales que coincidan con la visión modelada. Los contratistas y fabricantes pueden ayudar al equipo de diseño para que los modelos se conviertan en algo edificable y rentable; además, la colaboración del proveedor o fabricante puede ayudar a proporcionar respuestas correctas y rápidas para el arquitecto o contratista general ya que pueden ofrecer diversas herramientas de apoyo, tales como planos, información adicional de instalación y apoyo a la investigación y la ingeniería.

En cuanto a los desafíos, se debe tener en cuenta que, incluso con la aparición de nuevas herramientas y tecnologías para la creación de diseños complejos, los equipos de proyectos se enfrentan a notables retos en todas las etapas, como por ejemplo, los requisitos de licitación abiertos, la falta de presupuesto, etc.

Lo importante, es que todo el equipo trabaje para establecer expectativas realistas para cumplir con los tiempos y necesidades del cliente.

Fuente:

glassmagazine.com