Seleccionar página

La planta de energía Dorad, recientemente inaugurada en Ashkelon, Israel, se convierte en la mayor central eléctrica privada del país. Una de sus características principales, es que se puede utilizar agua suministrada desde la cercana planta de desalinización de Ashkelon, que es una de las mayores plantas en el mundo, encargada de convertir el agua de mar en un recurso hídrico perfectamente aprovechable para el consumo.

El tamaño de la central y de su sistema de generación de energía de última tecnología, representó un proyecto de construcción único.

La planta de energía Dorad utilizaría gas natural como fuente de energía primaria. Está diseñada como un sistema de ciclo combinado, lo que significa que el calor residual de su turbina de gas, sería capturado y utilizado para alimentar su turbina de vapor, mejorando la eficiencia general del sistema y reduciendo la contaminación.

Imágen tomada de concreteconstruction.net

Imágen tomada de concreteconstruction.net

Como parte del proceso, el agua se inyecta en la turbina. El agua utilizada para este propósito se realizó desde la planta de desalinización a través de tubos de concreto prefabricado.

Para evitar puntos débiles en las tuberías, se prestó especial atención a las conexiones de éstas. El contratista utilizó cemento de rápido secado, que proporciona trabajabilidad y una gran durabilidad en ambientes húmedos.

 

Fuente:

concreteconstruction.net