Seleccionar página

Hacer reparaciones sencillas en el concreto decorativo, se está convirtiendo en un proceso demasiado costoso y complicado.

Aunque el concreto estampado continúa ganando popularidad entre los clientes, para muchos contratistas no es rentable y resulta ser muy difícil ya que no han aprendido a corregir defectos estéticos en el trabajo.

Imágen tomada de oxicreto.com

Imágen tomada de oxicreto.com

Siendo realistas, pocas veces se puede hacer un trabajo con acabados perfectos; incluso en los mejores proyectos siempre hay algunas imperfecciones. Sin embargo, un cliente que paga para un acabado decorativo tiene altas expectativas del trabajo. Muchos clientes simplemente se niegan a pagar por lo que consideran que es trabajo de mala calidad, lo que significa una pérdida total para el contratista de estampado sobre concreto.

Imágen tomada de burtsconcrete.com

Imágen tomada de burtsconcrete.com

A pesar de esto, muchos contratistas exitosos han aprendido a resolver problemas con rapidez y confianza, y han adquirido la capacidad de hacer retoques en las obras.

Un proyecto mal acabado

Un ejemplo de un proyecto mal acabado, estuvo en un patio al aire libre de una nueva cervecería y restaurante. El objetivo era instalar un piso de concreto que completara la decoración de época del lugar.

El concreto de la superficie fue vertido durante el verano, pero a temperaturas más altas de lo normal y muy cerca de la fecha de apertura del negocio.

Varios problemas de textura, grietas y decoloración, surgieron en la superficie. Aunque gran parte del patio tenía una buena impresión, había zonas que apenas estaban texturizadas o no tenían textura. Sobre la losa se formaron grandes grietas y había una zona muy  descolorida a lo largo de la pared exterior del edificio. Al parecer, un fuerte ácido se usó para limpiar la liberación de polvo de la pared y corrió hacia abajo, afectando severamente el piso de concreto.

Imágen tomada de concreteconstruction.net

Imágen tomada de concreteconstruction.net

Además, había grandes áreas de la losa en las que se estancaba el agua y no corría hacia los desagües.

El contratista estaba bajo presión para terminar el proyecto antes de la inauguración del lugar y ya contaba con muchas pérdidas.

Algunas de las soluciones, fueron moler, colocar parches, y dar una adecuada coloración. Se utilizó un molinillo de 4 pulgadas equipado con un disco de diamante fino. El proceso de molido, no sólo definió los adoquines estampados, sino que también creó canales en la losa, permitiendo que el agua fluyera hacia los desagües.

Para lograr que un negocio sea mucho más rentable, es necesario que todos los contratistas de estampado aprendan los fundamentos básicos de la reparación de concreto decorativo, lo que les reducirá muchos gastos y dolores de cabeza.