Seleccionar página

Este eficiente sistema de fachadas se caracteriza por permitir la circulación de aire a través de la misma, sirviendo además de colchón térmico, lo que permite un mayor confort y un ahorro energético de un 30% aproximadamente en comparación con los sistemas convencionales.

Imágen tomada de taparsa.com

Imágen tomada de taparsa.com

Pero, ¿Cómo funciona el sistema de fachadas ventiladas?

Cuando la superficie exterior del cerramiento intercambia energía con la cámara de aire, la fachada entra en funcionamiento.

Una de sus principales características es que pueden generar un ambiente confortable y térmico en el interior del edificio, gracias a que la radiación solar del exterior, choca sobre la fachada aumentando la temperatura del aire de la cámara, reduciendo de esta manera costos producidos por calefactores convencionales.

Imágen tomada de blog.is-arquitectura.es

Imágen tomada de blog.is-arquitectura.es

Su rapidez de montaje, bajo peso, adaptabilidad y facilidad de mantenimiento y reparación, hacen que este sistema está cada día tomando más fuerza en el campo de la construcción y el diseño.

Ventajas

La creciente necesidad de edificios sostenibles además de la búsqueda constante de la eficiencia y rapidez de construcción, han generado nuevas alternativas.

Imágen tomada de grespania.com

Imágen tomada de grespania.com

Hoy en día, cantidad de estudios tecnológicos han ayudado a catalogar las fachadas ventiladas como el sistema más eficaz y seguro de colocación de cerámica en revestimientos exteriores.

Igualmente, el importante ahorro energético y el aislamiento acústico que este sistema supone, hacen que las fachadas ventiladas adquieran reconocimiento y fama.

Otra gran ventaja de las fachadas ventiladas, es que minimizan los tiempos de ejecución de la obra y sus posteriores mantenimientos. Además, permiten variedad de diseños, otro punto a favor al momento de unificar estética y ahorro.