Seleccionar página

La demolición programada de las estructuras de concreto en un banco de pruebas de la NASA, a unos 121 metros de altura, comenzó con el uso de explosivos. Sin embargo, tuvieron que emplearse métodos más seguros y precisos para que las estructuras y bases pudieran reutilizarse.

El banco de pruebas, ubicado en la zona de ensayo Marshall Space Flight Center West, contenía dos torres de concreto de 121 y 91 metros de altura. El lugar fue considerado obsoleto y requirió una remodelación con el fin de probar nuevos motores para los programas espaciales futuros.

Imágen tomada de issuu.com

Imágen tomada de issuu.com

Los cimientos requirieron aproximadamente 45 metros lineales de corte a cada lado, y  en cada esquina se realizaron caissons de 4 X 4 metros.

En el extremo este de la base se ubicaba un sótano que albergaba fuentes mecánicas, eléctricas y de combustible. Esta parte de la estructura fue separada por un muro de concreto de 1,5 metros de espesor.

Tras el uso de explosivos por el contratista Britt Demolition de Birmingham, Alabama, el contratista general del proyecto, Brasfield & Gorrie de Birmingham, requirió que todas las estructuras restantes y cimientos fueran llevados a un punto final. Estos cimientos restantes iban a ser utilizados como parte de la construcción de un nuevo soporte, por lo que tenían que estar libres de daños estructurales.

Imágen tomada de issuu.com

Imágen tomada de issuu.com

Para obtener un nivel alto de precisión en el trabajo de corte, fue necesario el uso de hilo diamantado; esto con el fin de no destruir o dañar las bases que se iban a conservar. Además, se utilizaron otros métodos como explosivos e interruptores de oruga para derribar las torres a menos de 3 metros de los cimientos, pero a partir de ese punto hacia adelante se necesitó un método menos dañino.

El trabajo

La primera tarea para los operadores de perforación de núcleo era crear una serie de agujeros de 3 y 6 centímetros de diámetro en las paredes de los cimientos que tenían desde 60 hasta 152 centímetros de espesor, usando un taladro de núcleo Shibuya TS-402. Estos agujeros luego se usarían para el corte con hilo de diamante.

Imágen tomada de issuu.com

Imágen tomada de issuu.com

Con todos los agujeros completos, se utilizó una sierra WS-25 y dos sierras Hydrostress SB para los cortes, todas estas de hilo de diamante.

Los operadores también hicieron una serie de cortes verticales que van de 0,9 a 3 metros de altura para dar cuenta de los cambios de elevación dentro de algunas de las estructuras restantes, tales como el corte alrededor de las aberturas de las puertas.

Imágen tomada de issuu.com

Imágen tomada de issuu.com

Durante los cortes, los operadores se encontraban con barras de refuerzo de 5 a 20 centímetros de diámetro, así que se utilizaron técnicas de aserrado de pared para cortar.

Imágen tomada de issuu.com

Imágen tomada de issuu.com

El nuevo banco de pruebas en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Redstone Arsenal, pronto permitirá a la Agencia evaluar cohetes y motores con tecnología de última generación para los futuros programas espaciales.

Fuente:

issuu.com