La demolición programada de las estructuras de concreto, a unos 122 metros de altura, en un banco de pruebas de motores de estática de la NASA, comenzó con el uso de explosivos.

Sin embargo, fue necesario utilizar métodos más seguros y precisos para mantener algunas de las bases para su reutilización.

unnamed-2-300x225

Al final del proyecto, un contratista había perforado más de 70 agujeros utilizando una sierra de hilo de diamante para cortar más de 640 metros cuadrados de concreto armado.

Redstone Arsenal es un puesto de ejército de Estados Unidos situado en la Región del Valle de Alabama, Tennessee, cerca de la ciudad de Huntsville. El puesto alberga un gran número de personas del Comando de Estados Unidos, Aviación del Ejército, el Comando de Misiles y del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA.

El banco de pruebas de motores de estática, ubicado en la zona de ensayo Marshall Space Flight Center West, contenía dos torres de concreto de 122 y 91 metros de altura. El lugar fue considerado anticuado y requería una remodelación para probar nuevos motores para los programas espaciales futuros. Por eso fueron necesarios más de 45 metros lineales de corte a cada lado, y en las esquinas, cortes de 4 x 4 metros.

unnamed-1-300x225

El extremo este de la base era un sótano que albergaba fuentes mecánicas, eléctricas y de combustible. Esta parte de la estructura fue separada por un muro de concreto de 1,5 metros de espesor en algunas áreas.

Tras el uso de explosivos para la demolición, el contratista general del proyecto requirió que todas las estructuras que habían quedado fueran utilizadas como parte de la construcción de un nuevo soporte, por lo que tenían que estar libres de daños estructurales.

Britt Demolition, miembro de la Concrete Sawing & Drilling Association, fue contratado para realizar cortes precisos con herramientas diamantadas, necesarios para el trabajo final. El trabajo del contratista de corte era traer todos los cimientos de las dos torres demolidas a elevaciones que van desde 1,2 a 5,4 metros.

Un equipo de investigación determinó los puntos de elevación y líneas de corte establecidas. A partir de este punto, el equipo comenzó su trabajo. La primera tarea fue para los operadores de perforación de núcleo, quienes debían crear una serie de agujeros de 3,8 y 6,3 centímetros de diámetro en las paredes de los cimientos utilizando un taladro Shibuya TS-402. Estos agujeros luego se utilizaron para el corte con hilo de diamante a través del concreto. En promedio, la perforación de estos agujeros tomó alrededor de 30 minutos en las paredes más delgadas y 90 minutos en las más gruesas.

1_Photo_3-300x225

Con todos los agujeros de núcleo completos, se procedió a utilizar sierras de alambre diamantado.

Britt Demolition había dado 35 días para completar esta fase del proyecto. Una vez que el contratista de corte aumentó su presencia en el banco de pruebas, el trabajo se completó a tiempo y sin incidentes.