En Missouri, el año pasado se llevó a cabo un proyecto para la restauración del Puente San Luis, en colaboración con el Departamento de Transporte de la ciudad, en el que se usaron fibras de acero en el concreto para proporcionar durabilidad y longevidad y así reducir los costes de mantenimiento.

Imágen tomada de theconcreteproducer.com

Imágen tomada de theconcreteproducer.com

El Departamento de Transporte tenía que restaurar el lado occidental de los carriles con destino al Puente Poplar Street, y necesitaba encontrar un producto que soportara el desgaste provocado por el tráfico pesado y los elementos meteorológicos severos, además, este material debía ayudar a extender la vida útil proyectada de la cubierta del puente.

El proveedor de concreto Kienstra Ready Mix, propuso soluciones de fibra para la mezcla. El uso de estas fibras ayuda a reforzar puentes y carreteras y se está volviendo cada día más popular y estableciendo como un nuevo estándar para la industria, ya que los métodos de refuerzo tradicionales como la malla de alambre y barras de refuerzo independiente no llegan a dar la misma protección de las fibras. El uso de fibras en el concreto, proveen una menor contracción y agrietamiento, lo que significa que el pavimento dura más con menos costos de mantenimiento.

Imágen tomada de theconcreteproducer.com

Imágen tomada de theconcreteproducer.com

El recubrimiento de concreto de 10 centímetros cuenta con 1,463 metros cúbicos de concreto, reforzados con 300.000 libras de fibras CFS tipo 5 de acero. Esta mezcla, proporciona un trabajo extremadamente duradero.

Fuente:

theconcreteproducer.com