Recientemente, en el centro de investigación científica Fermi National Accelerator Laboratory, de Batavia, Illinois, se otorgó un gran desafío a una firma contratista de corte. El trabajo consistió en la remoción de una gigantesca puerta de blindaje de concreto de 400 toneladas.

El ingeniero de proyectos del importante laboratorio, Ryan Schultz, recibió la tarea de convertir el edificio existente en una instalación de almacenamiento a largo plazo para unos imanes especiales llamados “cuernos de neutrinos”, luego de ser utilizados. Dichos “cuernos de neutrinos” pesan cerca de 3.500 libras y miden alrededor de 1,2 metros de ancho, 1,8 de alto y cerca de 4 metros de largo.

1-Photo-2-300x225

Uno de los desafíos fue un muro de concreto móvil que pesaba más de 800.000 libras. La estructura sirvió como una puerta gigante para un experimento anterior, pero ahora estaba obstaculizando los trabajos de renovación.

El laboratorio contrató a Equity Construction Services, Inc., de Troutman, Carolina del Norte, para supervisar el proyecto. Estos, a su vez, subcontrataron a una firma miembro de la CSDA (Concrete Sawing & Drilling Association) para cortar y quitar la enorme puerta de blindaje de concreto. Debido al trabajo altamente técnico, el trabajo requirió dos años de planificación, por lo que los contratistas evaluaron el proyecto con el fin de finalizarlo con éxito.

El espacio era pequeño y limitado por ello se descartaron algunas formas tradicionales de demolición y se tomó la decisión de utilizar las técnicas de corte con hilo diamantado. Esto impidió sufrir cualquier riesgo de salud para el personal o del medio ambiente.

1-Photo-5-300x225

La primera etapa del trabajo consistió en la eliminación de una capa superior de 14 “bloques de blindaje” de la puerta. Estos bloques, cada uno de un peso aproximado de 6,000 libras, se soldaron originalmente juntos. El equipo contratista cortó la soldadura y los retiró de a uno a la vez. El laboratorio por su parte, proporcionó una grúa con el fin de levantar las piezas fuera de la fosa de tres pisos con correas.

La segunda etapa consistió en aserrar la mayor parte de la estructura. El contratista utilizó alambres y herramientas diamantadas de alta Tecnología. Dicho trabajo de aserrado requirió cuatro cortes verticales y cuatro horizontales en la parte superior de la puerta. Con el fin de fijar el alambre para cortes específicos, se hicieron agujeros de 5 centímetros de diámetro con un taladro de núcleo Hilti DD-200 a lo ancho de la estructura usando un tubo continuo.

El equipo promedió aproximadamente un corte cada ocho horas, el tiempo necesario para restablecer el alambre, realizar el mantenimiento de la sierra y adaptar los protocolos de seguridad a los cambios en las condiciones del lugar. La preocupación por polvo peligroso que sale de la puerta durante el proceso de aserrado se aplacó por el uso de un sistema de recuperación de agua. Cada uno de los bloques de 16.000 libras fue retirado por la grúa a la espera de los camiones en el muelle de carga.

La tercera y última etapa consistió en el corte de la base de la puerta. La parte inferior de cerca de 2 metros parecía ser la parte más difícil, dada la gran cantidad de barras de refuerzo y el acero en el concreto. Los operadores aserraron la sección en tres bloques de 25 toneladas cada uno. Así el proyecto fue terminado con éxito.