Seleccionar página

Existen muchas dudas y errores en cuanto al tratamiento y mantenimiento de los suelos de mármol y terrazo; es por esto que su durabilidad, belleza natural y brillo se van perdiendo.

En estos casos, cuando los tratamientos de limpieza o el paso del tiempo van opacando el color y brillo de nuestros suelos, existen métodos y productos para un adecuado pulido y cristalizado que no deterioran la superficie, sino que reavivan la belleza de los materiales.

Abrillantado de suelos

Generalmente, para el abrillantado de mármol y terrazo se usan rotativas con lana de acero; en el caso del mármol, esta lana debe ser fina y gruesa para el terrazo, junto con un producto químico adecuado como un abrillantador o ceras.

Imágen tomada de prodiamco.com

Imágen tomada de prodiamco.com

Cuando las lanas de acero esparcen estos productos químicos por la superficie, se obtiene una reacción de cristalización de sales que logran el efecto de brillo y dan un acabado elegante.

Imágen tomada de prodiamco.com

Imágen tomada de prodiamco.com

Este procedimiento agrega durabilidad a la superficie, sin embargo, se deben tener cuidados en su limpieza retirando el polvo mediante escobas o aspiradoras y usando pequeñas cantidades de detergentes neutros.

Imágen tomada de sanfelipe.locanto.com.ve

Imágen tomada de sanfelipe.locanto.com.ve

Cristalizado de suelos

Se debe tener en cuenta que el procedimiento de cristalización es diferente en suelos ya tratados y suelos nuevos.

Imágen tomada de guiamexico.com.mx

Imágen tomada de guiamexico.com.mx

Cuando el trabajo se realiza en superficies tratadas con anterioridad, el sistema varía según la necesidad, es decir, hay algunos suelos que necesitan decapado (eliminar impurezas o manchas) y limpieza de restos de ceras, cristalizados o suciedad; hay otros que necesitan mantenimiento ya sea por pérdida de brillo o color; y hay otros, especialmente en grandes superficies, que están desgastados y requieren el uso de discos de diamante utilizando tres granos diferentes, desde el más grueso hasta el más fino, con el fin de abrir el poro, limpiar y rebajar las irregularidades. Cualquiera de estos tres trabajos finalizan con la aplicación del cristalizador adecuado.